miércoles, febrero 21, 2007

Greenpeace pide al Gobierno que descarte que hay una combustión de la carga en el barco holandés Ostedijk
La combustión latente en el caso de los fertilizantes es común y las consecuencias podrían ser muy graves
19 febrero 2007

España — Greenpeace pide al Gobierno que confirme urgentemente que la reacción que está sufriendo la carga del barco holandés Ostedijk, es de fermentación y que no se trata de una combustión latente. El pasado sábado el Ostedijk alertó que tenía emanaciones tóxicas de su carga, 6.000 toneladas de fertilizantes NPK. Es importante que se aclare por qué se ha descartado esta opción tan rápidamente y en base a qué datos. Este tipo de combustiones son comunes en lugares donde se almacena fertilizante, como ya ocurrió en la Planta de Fertiberia en Cartagena en enero de 2002. En esta ocasión se tardó más de cuatro días en acabar con la combustión.
Se debe descartar con máxima urgencia esta posibilidad puesto que la envergadura del problema y las consecuencias podrían ser mucho mayores. Además las medidas para acabar con la fermentación de la carga podrían ser contraproducentes en el caso de que se tratase de una combustión.

En estos momentos la carga se podría estar quemando muy lentamente. Las combustiones sin llama o latentes, alcanzan altas temperaturas (hasta 600-700 º C) y son muy difíciles de apagar. De ser así, las labores de extinción podrían durar muchas semanas y el barco podría estar en riesgo, ya que no están preparados para soportar las altas temperaturas, lo que puede provocar que el barco se parta y termine hundiéndose. Por otro lado, las emisiones de gases que se producen durante la combustión podrían ser diferentes y más peligrosas que las que se producen durante la fermentación.

“Pedimos que urgentemente se descarte cualquier posibilidad de que no existe combustión”, ha declarado Sara del Río, responsable de Tóxicos de Greenpeace, “el escenario en este caso puede cambiar drásticamente, habría que bombear agua sobre la carga y si en dos días no se extingue, establecer un protocolo para extraer la carga de forma segura, sin dañar el medio ambiente y la salud pública”.